Día quince

Hoy trabajamos otra vez en la finca de café con Cheo y Ericka. Esta mañana fue un poco más fácil porque fue menos fangoso en el area donde estábamos trabajando. No estaba tan emocionada por el trabajo como ayer, pero estaba equivocada porque hoy disfruté trabajando en la finca mucho más. Hablamos más con Cheo, que dijo que trabajaba en los EEUU con pollos pero regresó a Puerto Rico porque tiene hijos (ahora 11 años y 7 años). Él tiene 28 años, y era muy simpático. Su padre trabajó con nosotros también, y su primo fue el ‘jefe.’ Ellos trabajan todos los días haciendo lo mismo trabajo en la finca, por todo el día. Hay tanto campo que siempre hay trabajo. Es interesante porque en este momento en Puerto Rico no hay suficiente trabajo, pero en el campo hay tanto trabajo que nadie quiere hacer.

Después de terminar la cancha algunos de los trabajadores nos dieron mandarines/ chinas grandes que eran tan deliciosos.

Fuimos al Parque Nacional Indígena de Caguana con Jorge antes de ir a la finca de Café Gran Batey. 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s